Calorias en los alimentos: Puedo asegurar que cada vez que usted investiga un nuevo método para adelgazar, siempre escucha la misma historia:

“Para bajar de peso usted debe quemar más calorias de las que consume” o peor aún “para bajar de peso, sin ejercicio, usted tiene que restringir las calorias por debajo de sus necesidades diarias”.

Esto es una verdad a medias, pues si fuera así de fácil

¿Cómo se explica el hecho, que cerca de dos tercios de las personas que pierden peso, lo vuelven a recuperar en menos de un año manteniendo la misma ingesta calórica?

La raíz de esta verdad a medias se encuentra en 3 de las mentiras más grandes jamás contadas sobre la perdida de peso:


La primera mentira jamás contada:

Una caloría es una caloría si importar de donde viene.

Esta es posiblemente una de las mentiras no solo más grandes, sino más dañinas.

Esta mentira ha logrado hacer que miles de personas no tengan la habilidad y el conocimiento, para identificar aquellos alimentos que las mantienen sanas y delgadas vs aquellos que las engordan sin importar las dietas de hambre y ejercicio que hagan.

Así que vamos a desmentir este argumento.

Si lo logramos, tendremos asegurado el 50% de probabilidades de éxito, para adelgazar esos 5 kilos iníciales tan importantes, para nuestra motivación de aquí en adelante.

Lo que sí es verdad acerca de las calorias en los alimentos

No todas las calorias en los aliemtos son iguales

Lo primero que debemos saber es que una caloría es una unidad de medida como cualquier otra y se define como:

“la cantidad de energía necesaria, para elevar un grado centígrado la temperatura de un gramo de agua al nivel del mar”

Esta unidad de medida es ampliamente utilizada en termodinámica, para el cálculo y diseño de muchos mecanismos, sin embargo cuando se trata de nuestro cuerpo la cosa no es tan sencilla de calcular.

¿Porque? existen dos razones importantes para ello: Diseño y metabolismo.

Nuestro diseño y el procesamiento de las calorias en los alimentos

Las calorias son el combustible que suministra la energía necesaria, para que nuestro cuerpo funcione.

Sin embargo, estudios científicos han demostrado que nuestro cuerpo procesa las calorias de acuerdo al tipo de alimento que consumimos.

No como en un laboratorio de física o química en donde 2500 calorias de dulce de mora son iguales a 2500 calorias de lentejas.

Esto se debe a que nuestro cuerpo reacciona diferente si le suministramos 2500 calorias de dulce de moras o si le suministramos 2500 calorias de lentejas.

En un estudio llamado “Efectos de la composición de la dieta sobre el gasto energético durante la perdida de peso y su mantenimiento” el Dr David Ludwig, pediatra y endocrinólogo del Hospital Infantil de Boston, hace el siguiente comentario:

Los resultados de nuestro estudio desafían la noción que una caloría es una caloría, desde una perspectiva metabólica y agrega:

El concepto, que una caloría es una caloría, nace de las estrategias convencionales para bajar de peso, y este principio indica que la obesidad es un desequilibrio entre el gasto y el consumo de energía.

Sin embargo, está probado que las dietas con restricción de calorias tienen poca efectividad, ya que no tienen en cuenta las causas fisiológicas de la sobrealimentación, por lo que todas las calorias no son iguales desde el punto de vista hormonal

Nuestro cuerpo está diseñado para reaccionar de acuerdo a los alimentos que le suministramos, esto es algo genético; nuestro diseño es así desde hace millones de años y funcionó muy bien para ser lo que somos hoy.

Nos permitió almacenar grasa solo cuando realmente lo necesitábamos, mantenernos delgados y fuertes para evitar ser devorados o cazar y esto no ha cambiado hasta ahora.

Lo que sí ha cambiado es el tipo de alimentos que estamos consumiendo, creando un desbalance nutricional en nuestro cuerpo y generando una epidemia de obesidad y diabetes de niveles nunca antes vistos.

Esta epidemia ha causado por primera vez en la historia de la humanidad, una disminución en la expectativa de vida; según un artículo en el The New England Journal of Medicine, que en su resumen cita:

De nuestro análisis del efecto de la obesidad sobre la longevidad, llegamos a la conclusión que el aumento constante de la esperanza de vida durante los últimos dos siglos, podría llegar pronto a su fin.

Si usted tiene un automóvil a gasolina, lo más obvio es que siempre recargue su tanque de combustible con gasolina, ¿cierto?

¿Qué pasaría si lo cargara con gasolina de avión o ACPM (aceite combustible para motor)?

Lo más probable es que sufra graves daños o posiblemente se incendie, y eso mismo es lo que ha pasado con nuestro cuerpo, lo hemos estado recargando con el combustible equivocado por años, ¿los resultados?

  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedades del corazón
  • Colesterol alto
  • Trastornos del sueño
  • Várices
  • Algunos tipos de cáncer de mama, endometrio, próstata y colon
  • Enfermedades degenerativas de las articulaciones, como la artritis y la artrosis
  • Enfermedades de la vesícula biliar
  • Enfermedades en la piel, como erupciones y verrugas
  • Hipertensión

Y más…

Nuestro metabolismo y su relación con el consumo de calorias en los alimentos.

Se define metabolismo como el conjunto de reacciones físico químicas que ocurren en nuestras células y en nuestro cuerpo.

Este proceso se divide en dos subprocesos llamados catabolismo y anabolismo.

El primero libera energía y el segundo reconstruye a través de la energía liberada.

Las calorias vacías y su relación con el sobrepeso

Sabiendo esto, cuando consumimos alimentos refinados de alto contenido de azúcar, (pan blanco, gaseosas, arroz blanco), estas calorias pasan directamente al torrente sanguíneo.

Sin embargo, estas calorías, NO aportan nutrientes esenciales al organismo, para cumplir con la segunda fase del metabolismo, (anabolismo o reparación), y se almacena en forma de grasa, ya que el cuerpo no puede quemarlas con la velocidad necesaria.

Además, otro efecto secundario importante es que crean resistencia a la insulina (relacionada con el síndrome metabólico).

Esto produce a la vez más antojos de dulce, convirtiéndose este proceso, en un círculo vicioso que hecho, nos hace subir de peso y puede causar diabetes a través de los años.

Las calorias de combustión lenta y su relación con la perdida de peso

Cuando consumimos calorias en forma de carbohidratos de combustión lenta, (granos enteros sin refinar como frijoles, lentejas, garbanzos, verduras y frutas frescas), estas se absorben de manera más lenta y nuestro cuerpo tendrá la oportunidad de quemar más de estas calorias antes de almacenarlas.

Además, este tipo de alimentos aportan nutrientes y fibra, componentes esenciales, para reparar y activar las señales metabólicas necesarias que nuestro cuerpo necesita para controlar el peso y la acumulación de grasa.

¿Y entonces que es lo que debo hacer?.

Sencillo, como usted ya tiene un conocimiento real acerca de las calorias, le será mas fácil identificar y consumir aquellos alimentos, que le permitirán nutrirse de manera inteligente mientras baja de peso al mismo tiempo.

En la sección de alimentación adelgazar 5 kilos Sin dieta y Con dieta, podrá encontrar la información necesaria, para comenzar la activación de las señales que dispararán su metabolismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Encuentre mas informcaion sobre como Google utiliza la cokies en su Pagina Oficial PAGINA OFICIAL DE GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies