Por unas dietas funcionan para unos y para otros no: puede ser más complicado de lo que parece

Ya sea que siga una estrategia baja en carbohidratos, baja en grasas u otro plan de dieta, la investigación científica indica que cada una de ellas, podría ayudar a lograr una modesta pérdida de peso a largo plazo, con una posible mejora en los riesgos para la salud, según una declaración científica emitida hoy 6 de marzo, por la Endocrine Society.

Los autores encontraron que la Dieta Mediterránea y la dieta DASH proporcionan beneficios demostrados para mejorar las enfermedades cardiovasculares, y en sus versiones bajas en calorías, pueden ser beneficiosas para la pérdida de peso.

Dada la cantidad de dietas, medicamentos y procedimientos quirúrgicos disponibles para tratar la obesidad, el mejor enfoque para cada individuo depende de su genética, estado de salud y qué tan bien pueden adherirse a un régimen en particular, concluyeron los autores de esta declaración.

Aun así, mantener la pérdida de peso a largo plazo, sigue siendo un desafío y las personas con obesidad deberían esperar recuperar peso, cuando dejen el tratamiento.

Por unas dietas funcionan para unos y para otros no: puede ser más complicado de lo que parece
«El estigma en torno a esta enfermedad dificulta abordar la obesidad como un problema de salud pública», dijo George A. Bray, MD, del Centro de Investigación Biomédica Pennington de la Universidad Estatal de Louisiana en Baton Rouge, Luisiana, quien presidió el equipo de trabajo que desarrolló la Declaración científica.

No siempre el objetivo saludable de una dieta consigue sus objetivos cosméticos

«A menudo existe un desajuste entre los objetivos cosméticos del paciente y lo que se puede lograr de manera realista con dieta y ejercicio. Si bien, una modesta pérdida de peso entre el 5% al 10% de peso corporal puede producir beneficios significativos para la salud, en algunos casos no proporciona los cambios cosméticos que los pacientes buscan».

La obesidad sigue siendo un problema de salud pública mundial.

Según la Organización Mundial de la Salud más de 1.9 mil millones de adultos en todo el mundo, cumplen con los criterios de obesidad o sobrepeso.

La obesidad está asociada y contribuye a una vida más corta, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres, enfermedad renal, apnea del sueño, artrosis y otras afecciones.

La pérdida de peso puede reducir el riesgo de desarrollar este tipo enfermedades y mejorar los resultados de la salud en general.

Los autores de la declaración examinaron la última evidencia científica sobre una variedad de dietas, planes comerciales de dieta como Weight Watchers, ejercicio, medicamentos para la obesidad y diferentes tipos de cirugía bariátrica.

La eficacia es variable pero no depende el plan

Con base en una revisión realizada por pares de más de 400 estudios y artículos sobre la obesidad, los expertos encontraron que todas las intervenciones de pérdida de peso tenían un alto grado de variabilidad, respecto a su efectividad.

«Los enfoques de pérdida de peso individual funcionaron bien para algunas personas y no para otras», dijo Bray. «Actualmente, tenemos una limitada información genética y de otro tipo para predecir, qué intervención funcionará para un individuo dado. Esto demuestra cuán complejo es el problema de la obesidad severa».

Los enfoques quirúrgicos tendieron a generar una mayor y perdurable pérdida de peso, en comparación a otras opciones de tratamiento, encontraron los autores.

Sobre los suplementos para bajar de peso

Muchos consumidores recurren a suplementos dietéticos, que no son evaluados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA).

Existe poca evidencia científica que demuestre que estos suplementos pueden ayudar a soportar la pérdida de peso o incluso que sean seguros.

El hecho de que la FDA supervise los suplementos dietéticos y mantenga estos productos en niveles altos de seguridad y eficacia, beneficiaría la salud pública, según los autores de la declaración.

El sobrepeso u obesidad saludable no existe

Estudios recientes han examinado si las personas con un índice de masa corporal (IMC) que cumple con los criterios de obesidad, pueden mantener una presión arterial saludable, niveles saludables de colesterol, azúcar en sangre y triglicéridos.

Los autores de la declaración concluyeron que la obesidad metabólicamente saludable es probablemente un estado a corto plazo, y las personas que cumplen los criterios, posiblemente desarrollen problemas metabólicos y cardiovasculares a lo largo del tiempo.

«El tratamiento efectivo de la obesidad es crucial para poder abordar el impacto devastador que la diabetes y las enfermedades cardiovasculares tienen sobre la salud pública», dijo Bray.

«Estamos viendo investigaciones prometedoras sobre medicamentos para la diabetes relacionados con la pérdida de peso, el uso de péptidos para mejorar la pérdida de peso, y técnicas mejoradas para modular la manera en que los alimentos se mueven a través del sistema digestivo y se absorben en el cuerpo. Esperamos que esto conduzca al descubrimiento de nuevos enfoques de tratamiento”.


Fuente

Bray, G. A., Heisel, W. E., Afshin, A., Jensen, M. D., Dietz, W. H., Long, M., … Inge, T. H. (2018). The Science of Obesity Management: An Endocrine Society Scientific Statement. Endocrine Reviews. https://doi.org/10.1210/er.2017-00253

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Encuentre mas informcaion sobre como Google utiliza la cokies en su Pagina Oficial PAGINA OFICIAL DE GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies